Vuelve Almodóvar, el rojo y la polémica del pezón

Vuelve Almodóvar, el rojo y la polémica del pezón

El admirado director manchego, galardonado con dos Premios Óscar, regresa, de nuevo, al terreno de juego, con su última apuesta, ‘Madres Paralelas’, el próximo diez de septiembre, a las salas de cine españolas.

Hace menos de un año que, el castellano más internacional, conmocionaba al gran público con su última aportación a la industria cultural, ‘The Human Voice’, cortometraje protagonizado por Tilda Swinton, basado en el texto de Jean Cocteau, y digno sucesor del largo ‘Dolor y Gloria’, con el que Pedro Almodóvar era nominado, por quinta vez, a los premios de La Academia de Hollywood, en 2020, a la ‘Mejor Película Internacional’.

El diez de septiembre es la fecha indicada para que la novedosa historia de ‘Madres Paralelas’ vuelva a sacudir las salas de cine, como si de un torbellino rojizo se tratase, revelando los entresijos de esa trama que tanto dramatismo emana en su primer tráiler, situando el foco sobre sus protagonistas más destacadas: Penélope Cruz, veterano carburante en las películas del afamado guionista, con el que ya suma un total de siete obras realizadas; y Milena Smit y Aitana Sánchez- Gijón, nuevas incorporaciones en el universo almodovariano.

Reproducir vídeo

Rossy de Palma, Julieta Serrano, Israel Elejalde, Inma Ochoa y Daniela Santiago completan el reparto de lujo de esta historia sobre Janis y Alba, dos mujeres embarazadas que comparten habitación tiempo previo a un parto inminente. Ambas, aunque unidas por la circunstancia, están completamente en polos opuestos en lo que se refiere a la forma, y manera, de afrontar la realidad que están viviendo, exponiendo las inseguridades propias de la edad, la imperfección, las dudas y el arrepentimiento.

Todo ello enmarcado en el escenario madrileño habitual al que el director nos tiene acostumbrados, y que ya pudimos ver en la mayoría de sus cintas anteriores.

El asunto del pezón

La sexualización de la figura de la mujer, guiada por primitivos y represivos valores morales, herencia de tiempos pasados, hacen que su cuerpo se visualice como algo que se debe ocultar y cancelar, a los ojos de los demás, como si de un insulto o atropello a la honestidad se tratara el mostrar la propia anatomía humana, en según qué situaciones.

De este chabacano proceso ha sido víctima, en Instagram, el póster de ‘Madres Paralelas’, última película de Pedro Almodóvar. Diseñado por Javier Jaén, la imagen muestra un pezón femenino, del que emana una gota de leche. Todo esto circunscrito bajo la figura de un óvalo rojo, haciendo simular la representación de la fotografía establecida a la de un ojo con una lágrima que está a punto de caer al vacío.

La obra fue inmediatamente censurada por la plataforma, asegurando que incumplía las normas en curso, en cuanto a según el contenido explícito de ciertas publicaciones. Esto desató el desconcierto, una ves más, tanto de los usuarios, de la red social, como de los componentes de la película. El propio diseñador mostró su descontento, así como miembros del reparto de la cinta.

Tras tiempo de escandalizada trifulca, la propia plataforma asumía su error, asegurando que hacen excepciones cuando las publicaciones se realizan bajo licencia artística, y lamentaban la confusión causada, permitiendo la restauración de las propagandas que contuviesen el llamativo cartel.

Sea como fuere, esto recuerda a un ejemplo más de ese mecanismo sexista y machista, anclado en la sociedad, que sentencia la posición de la mujer en el mundo, que permite al hombre según qué licencias, por mínimas que sean, impidiendo una igualdad que, en ocasiones, se ve, cada vez, más lejana, por hechos precisamente como estos, que envuelven en una turbia nebulosa los pechos de una mujer, reprimiéndolos, sexualizándolos, como si de una vagina o un pene se trataran.

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Samuel Iglesias Martin

Samuel Iglesias Martin