Contadas certezas desde Cuba

Contadas certezas desde Cuba

¿Lo que ha llegado a nuestros medios de comunicación y redes sociales es la realidad?

Desde el pasado domingo 11 de julio en Cuba se ha sucedido una oleada de protestas contra el Gobierno cubano presidido por Miguel Díaz-Canel. Parte del pueblo cubano alzaba la voz contra la carestía de alimentos básicos, medicamentos y, en general por la situación económica y sanitaria que vive el país debido a la pandemia . Son las protestas más grandes que vive el país desde 1994.

Manifestaciones en Cuba. /Fuente: EFE.

El detonante de la semana de protestas fueron los apagones de luz continuados en el municipio de San Antonio de los Baños. Los cubanos de toda la isla, simpatizándose con ellos, salieron a la calle y el resto ya es conocido.

Pero, ¿lo que ha llegado a nuestros medios de comunicación y redes sociales es la realidad? ¿La represión del gobierno ha sido algo inusual? ¿Ha sido más grave lo que ha pasado en Cuba que lo que sucedió en Colombia o está sucediendo en Sudáfrica? ¿Cómo está reaccionando la clase política española?

Estas son solo algunas de las muchas preguntas que podemos hacernos ante unos acontecimientos de los que verdaderamente se tienen contadas certezas.

Y es que sabemos poco de lo que está pasando en la isla caribeña. Por una parte, el gobierno cubano ha cortado algunas comunicaciones, y las imágenes y datos de problemas económicos y de detenciones en las protestas no parecen situarse muy cerca de la realidad. Si bien, hay excepciones donde la policía cubana parece excederse con la población.

Por otra parte, ante esta escasez informativa, medios internacionales y particulares en redes sociales están optando por inventar y manipular datos e imágenes. La campaña #SOSCuba, lejos de dar voz a las legítimas reivindicaciones de los cubanos, está actuando como altavoz y catalizador de todo tipo de fake news que están propagando la desinformación en países como el nuestro.

Son pocas las cosas que podemos decir sobre las protestas de Cuba sin miedo a equivocarnos o sin caer en la trampa de una u otra campaña de manipulación.

Las certezas

La cobertura mediática de las protestas

En una situación tan embarrada como la que hay ahora en Cuba, los datos que nos llegan son susceptibles de ponerlos en duda, por ejemplo, la ONG Cubalex cifra en 136 personas detenidas por las protestas del domingo. Sin embargo, esa cifra asciende a 187 según ONG Prisoners Defenders.

Lo que sí es cierto es que se está deteniendo a gente, al día siguiente se les pone en libertad, pero la policía cubana custodia sus domicilios las 24 horas del día, lo que es, claramente, un arresto domiciliario. Además, el gobierno cubano ya está investigando quienes pudieron iniciar las protestas.

Resulta curioso que la voz de las protestas la están llevando influencers, cantantes y personas de la intelectualidad, y no líderes puramente políticos.

La youtuber cubana Dina Star fue detenida durante las protestas y puesta en libertad al día siguiente

Pero si algo hemos visto estos días, es que, si se desconocen los datos y los hechos, ya habrá quien se los invente. Y esto es lo que ha pasado sistemáticamente en Twitter, y en algunos medios de comunicación latinoamericanos y europeos: si no conocemos exactamente lo que está pasando nos lo inventamos y amplificamos lo que realmente está sucediendo.

La respuesta internacional

Tras las primeras protestas en Cuba, como no, rápidamente Estados Unidos salió en defensa del pueblo cubano y mostró su rechazo a la represión del gobierno y la policía de Cuba, pero cabe recordar que el país presidido por Biden tiene tasas de delincuencia y homicidios alarmantes. Por no hablar de una brutalidad policial que es un auténtico problema.

Biden preside un país donde individuos armados entraron al Capitolio, y donde el expresidente Trump no reconoció los resultados de las elecciones. Un país donde millones de personas viven en riesgo de pobreza. Y, además, un país donde la pandemia se ha cobrado la vida de 608.000 personas.

¿Es eso un país próspero? ¿De verdad puede EEUU dar lecciones a Cuba, un país al que, por cierto, se le aplica un bloqueo y unas sanciones económicas que explican parte de los problemas económicos y sanitarios de la isla?

Nos olvidamos, o no queremos aceptar, que Cuba ha desarrollado una vacuna pública (Abdala, con un 92% de eficacia), y que no tiene recursos para poder administrarla a su población. Habrá que ver qué parte de la responsabilidad corresponde a las sanciones y al bloqueo internacional.

Si es cierto que el bloqueo es la gran excusa del maléfico régimen cubano, lo mejor que podría hacer EEUU es retirarlo. Así veríamos si efectivamente el bloqueo es o no la causa de los males de Cuba. Con este panorama, EEUU se permite gritar por la “libertad de Cuba”.

Pero en Latinoamérica el panorama no es más acertado. En países como Colombia o Chile los medios de comunicación están manipulado las imágenes de las protestas. Además, la ministra de exteriores colombiana, Marta Lucía Ramírez ha condenado la represión de la policía cubana. Si bien, el gobierno colombiano hace pocos meses mandó a la policía y al ejército contra los manifestantes de su país provocando decenas de muertos. Ante estas masacres, además bien documentadas, pocos gobiernos salieron a condernarlo.

Manifestaciones de Colombia el pasado mes de mayo. Fuente: Stringer

Y en España, al calor del hashtag #SOSCuba rápidamente proliferaron artistas como Alejandro Sanz o Paco León, que mostraron su apoyo a las protestas y manifestaron su profunda preocupación por la situación del país. Sorprende que no hayan puesto el grito en el cielo cuando en España ha habido decenas de miles de muertos por la pandemia, cada día se ejecutan desahucios de familias con niños, las colas del hambre cada vez son más largas, y un 25,3% de españoles viven en riesgo de exclusión social según el Informe AROPE (At-Risk- Of- Poverty and Exclusion) 2020.

La clase política española no ha tardado en reaccionar y hacer declaraciones. Mientras que el gobierno y los partidos de izquierdas se han mostrado tibios tratando de no mencionar la palabra dictadura, la oposición (PP y Vox) está desbocada, y no hace más que pedir al gobierno que condene al régimen de Díaz-Canel. 

Debemos recordar que España es el país europeo que más relaciones exteriores tiene con Cuba por su histórico pasado, ya que Cuba fue una provincia española. Es por ello que debe mantener una prudencia diplomática en sus declaraciones. También hay que recordarle a Pablo Casado, que su partido, con Fraga y Aznar a la cabeza, fue el que más quiso reforzar la cordialidad de las relaciones de España con Cuba, cuando aún gobernaba el propio Fidel.

Lo último que se conoce de estas históricas protestas del pueblo cubano es que el gobierno presidido por Díaz-Canel convocó el 17 de julio una contra-manifestación para “acabar con la mentira, la infamia y el odio” donde acudieron cerca de cien mil personas.

Por otra parte, los exiliados cubanos en Miami han salido a las calles en solidaridad con sus compatriotas y han pedido al presidente de EEUU, Joe Biden, que intervenga en la isla para derrocar al gobierno cubano.

Desde Contraportada, y en particular la redactora de este artículo, condenamos cualquier violencia y represión por parte de las autoridades cubanas contra unos manifestantes en pleno derecho. Así como no queremos blanquear al gobierno cubano.

El pueblo cubano, particularmente los jóvenes, están desconectados de todo compromiso con la revolución y sus mitos, demandan pluralismo político y prosperidad, algo que nosotros apoyamos.

Pero a su vez denunciamos que lo que nos llega desde Cuba está manipulado y ha tenido un protagonismo mediático exacerbado que no tiene por qué corresponder a la magnitud de los hechos.

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Avatar
Lucía Martín

Redactora Web