“Morir de Amor” Jesús Díaz

"Morir de amor" nunca fue tan teatral

Jesús Díaz Morcillo y Pablo do Reis presentan su primera obra teatral juntos.

Morir de amor es la obra melódico-emocional de Jesús Díaz Morcillo, quién además de dirigir interpreta a uno de los protagonistas junto con Georgina Rey. Cuenta también con la particularidad de que cada semana una artista diferente interpreta el papel de la madre de Jesús. Entre ellas: Eva Llorach, Belén Fabra, Elisabet Gelabert o Clara Garrido. Asimismo, se trata de una colaboración con Pablo do Reis quien firma el texto “Rosaura”. La función se podrá ver en el Teatro Lara- Sala Lola Membrives (Corredera Baja de San Pablo, 15, Madrid) todos los domingos a las 20h. hasta el 1 de agosto.

Reproducir vídeo

Díaz Morillo presenta una realidad en la que, al echar mucho de menos a una persona, puedes terminar convirtiéndote en ella. Eso le pasa a Daniel, el protagonista de esta autoficción. Tras tatuarse el cuerpo de su amada, “se transforma” en Rosaura. Adopta también su trabajo como gerente del Karaoke de los Sentimientos, un lugar donde la gente se reúne para escuchar los dramas ajenos, reír y bailarlos, pero sobre todo es el lugar idílico para morir de amor.La trama parte de la llegada del personaje de Jesús al Karaoke de los Sentimientos. Acaba de perder a su madre y necesita ser escuchado. De esta manera se produce un vínculo entre dos personajes que a través de la ausencia generan una nueva identidad. Es en definitiva, un canto al tránsito, a lo líquido, a la idea de ser dos cosas a la vez, ser y no ser.

"Por todos los que se fueron y nos dejaron sus sueños"

Esta obra pretende acercarnos a los que ya no están. Es una especie de ouija para volvernos a encontrar con los que se fueron, aquellos que siguen su lucha más allá y dejan en los que seguimos aquí un espíritu guerrero. Como dijo ELE en Tu granito de arena: “Por todos los que se fueron y nos dejaron sus sueños”.  El director y actor homenajea de esta forma a su madre que murió el 27 de octubre de 2017 de cáncer de mama, con solo 52 años. 

El amor y la muerte, las dos grandes fuerzas del universo, se fusionan en esta apuesta teatral. En definitiva, encontramos en la palestra, una madre ausente, un amor inolvidable, dolor desgarrador, intimidad y como no, mucho magia.

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Avatar
Celia Castillo

Redactora Web