Lo nuevo de “Élite”

La cuarta temporada de "Élite" y su giro de 180º

La serie de Netflix conserva su esencia, pero incorpora nuevas caras y tramas

Desde su estreno el pasado 18 de junio, la cuarta temporada de Élite ha generado revuelo entre sus fans y en la crítica. Hay a quien le encanta y quien se siente defraudado por todos los cambios que se han realizado. Se repite de nuevo el mismo planteamiento de las temporadas anteriores: un supuesto asesinato que hay que resolver y mucha tensión sexual. Se intercalan escenas del pasado con las del presente.

Esta fórmula recuerda un poco a la exitosa serie de Meryl Streep y Nicole Kidman “Pretty Little Liars” – que en la primera temporada sorprendió, aunque igual repetirla hasta cuatro veces no es el mejor de los aciertos-. Los cambios vienen de la mano del nuevo director de la serie: Jaime Vaca quien a optado por explotar el tema de la sexualidad.

Las diferencias a la hora de afrontar la producción de la serie con respecto al anterior showrunner, Darío Madrona, son más que evidentes. Cosa que podemos ver también en Élite: Historias Breves que ha salido a la luz casi simultáneamente. 

La cuarta temporada va a ser aún más descarada

Lo nuevo de "Élite"

En los últimos capítulos de la temporada 3 ya se dejó claro que habría bajas importantes en la siguiente entrega. Los personajes principales se “graduaban”. Ester Expósito o Danna Paola, figuras emblemáticas de la serie, abandonaron el barco. Sin embargo, no es la primera vez que los guionistas se “deshacen” de un protagonista. Ya paso con María Pedraza en la primera temporada. Parecía imposible que siguiese la serie sin ella, pero lo hizo y además con mucho éxito. Para llenar el vacío que deja la partida de todos estos personajes se han incorporado nuevas caras: Manu Ríos,  Pol Granch, Martina Cariddi y Carla Díaz. Han colaborado en el aumento de las tramas sexuales, que se han acrecentado desde el primer capítulo. Además, en esta temporada, a diferencia de las anteriores, hay dos potentes historias romántico-sexuales LGBTI+. Otra actualización, posiblemente la más acertada, es la de Diego Martín en calidad de nuevo director de Las Encinas que llega para poner orden. 

La serie sigue enganchando, no cabe duda. Sin embargo, aunque sigue teniendo ese halo de las primeras temporadas, la última es completamente distinta. Sí, hay misterio, lucha de clases, historias de amor… pero la Élite de Jaime Vaca tiene poco que ver con aquel audiovisual que nos enganchaba durante horas hace unos años. El mismo planteamiento repetido una y otra vez huele a viejo y manido. Hace que se ponga en duda si podrá seguir existiendo este título, si merece la pena.  Tal vez si no se hubiese llamado Élite, si no pasase en las Encinas, si Samu, Rebe y Ander se hubiesen graduado, … tal vez en ese caso hubiese tenido mucho más futuro. De todos modos, merece la pena ver esta temporada. Por tradición, curiosidad o simplemente por ver el espléndido trabajo de Claudia Salas una vez más.

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Avatar
Celia Castillo

Redactora Web