Reseñamos Cruella, el último live action de Disney

Reseñamos ‘Cruella’, el último live action de Disney

Emma Stone como Cruella De Vil . Fuente: Disney

Conocemos el pasado de una de las villanas más carismáticas de Disney

La compañía Disney sigue apostando, como viene haciendo hace ya unos años, por recrear en live action sus clásicos de todos los tiempos. Y parece que, de momento, le está saliendo bien. Esta vez le ha tocado el turno a “Cruella de Vil”, la despiadada villana de 101 dálmatas que fantaseaba con abrigos de piel de animal.

Una impecable Emma Stone se ha puesto bajo la dirección de Craig Gillespie para dar vida a Cruella/Estella. En la cinta, estrenada el pasado 28 de mayo en cines y en Disney+, asistimos a la creación del personaje de Cruella que, tras un trágico suceso en su infancia, busca venganza y no parará hasta conseguirla.

En esta ocasión, hay pocos elementos que nos recuerden a 101 dálmatas, y es que el director ha querido alejarse lo máximo posible y no hacer una simple reinterpretación del personaje. Lo bueno es que como apenas conocíamos nada de la villana, el director ha tenido absoluta libertad creativa –ni siquiera le ha dejado la característica boquilla de cigarro-, lo que le ha permitido crear una película divertida y entretenida (salvo por algunos matices del final).

Estella, el alter ego de Cruella ¿o al revés?

Sin duda, lo mejor de la película es ese doble juego que se muestra entre Estella, la joven modosita que se gana la vida como costurera y Cruella, la rebelde que desafía a la sociedad londinense con sus looks rupturistas y su sed de venganza. Sin embargo, una vez cumplido su cometido, el sentido de crear una villana que quiera matar 101 dálmatas para hacerse un abrigo de piel se desmorona. Veremos a ver qué se les ocurre para la segunda parte, que ya se ha podido conocer que saldrá adelante.

Unos estilismos impecables

Otro de los puntos fuertes del filme son los estilismos y el mundo de la moda de la época (aunque empieza a ser redundante  la representación frívola del mundo de la moda). Esa lucha entre la alta sociedad inglesa refinada y los nuevos estilos rupturistas que comenzaban a aflorar en la década de los 70 dejan al espectador boquiabierto con los diseños que aparecen en pantalla.

Actores de primer nivel

Emma Stone ha brillado con luz propia en este filme, tanto en su faceta de Estella como de Cruella lo borda y aporta una gran fuerza a la película. Por otro lado, tenemos a la baronesa, interpretada por Emma Thompson, el antagonista de esta historia. Una mujer narcisista y frívola que pasa por encima de todo y de todos para estar en la cúspide. Uno de esos personajes que, aunque sea malvado, irremediablemente te cae bien. También cabe hacer una mención especial al ‘clown’ de la historia, Horacio (Paul Walter Hauser) que te hará soltar una carcajada en más de una ocasión.

Solo nos queda felicitar al director Craig Gillespie por contar el pasado de una de las villanas más míticas de Disney y a la vez salirse del corsé de la obra original para llevar la historia por un terreno completamente diferente y que funciona.

Nuestra puntuación...

4.5/5

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Avatar
Lucía Martín

Redactora Web