Crítica ‘El Inocente’

'El Inocente'

Misterio, crimen, intriga y secretos. Netflix conoce la receta perfecta para mantenernos pegados a la pantalla hora tras hora. Y eso es exactamente lo que ha conseguido con el estreno de El Inocente, protagonizada por Mario Casas y Aura Garrido.

De la mano de Oriol Paulo, director conocido por otras producciones como Los ojos de Julia (2010) o Contratiempo (2017), entre muchas otras; nos presenta una historia llena de idas y venidas, subidas y bajadas, luces y sombras, vueltas de tuerca y cambios de guion.

La trama y los personajes

Mateo Vidal, al que da vida Mario Casas, es un estudiante de derecho al que una noche de fiesta le cambia la vida por completo. Tras involucrarse en una pelea, empuja a uno de los chicos, que cae sobre una roca y muere. Así comienza la serie, con nuestro protagonista acusado de homicidio y entre rejas durante 4 largos años.

Tras cumplir la condena, Mateo queda libre, rehace su vida y se muda con su mujer Olivia (Aura Garrido) a la casa de sus sueños. Cuando parece que todo vuelve a asentarse y la pareja recibe la noticia de que está esperando un bebé, una llamada lo cambia todo. Olivia tiene que irse a Berlín por temas de trabajo, pero lo que no sabe Mateo es que su vida está a punto de tomar un rumbo inexplicable, y que su mujer no es quien dice ser. Todo empieza cuando Mateo empieza a recibir vídeos y fotos desde el móvil de su mujer, donde aparece ella desnuda, durmiendo en la habitación de un hotel, junto a un hombre que Mateo no reconoce.

La historia de la pareja acaba por unirse con la investigación del asesinato de una monja (Juana Acosta), el cual está tratando de resolver la teniente del cuerpo de policía, Lorena (Alexandra Jiménez). A la que se le pone de por medio el personaje de José Coronado, un agente de inteligencia encargado también del caso. 

La historia toma un camino inimaginable donde todos y cada uno de los personajes se ven envueltos en un mismo crimen. El punto de inicio es un club de striptease donde las trabajadoras son explotadas, humilladas y acosadas por el dueño, Aníbal (Miki Esparbé). 

Lo mejor y lo peor de 'El Inocente'

Las series que te atrapan desde el inicio. Que te impiden despegar los ojos de la pantalla o mirar el móvil aunque sea una milésima de segundo, tienen un hueco ganado para mí. Porque no todas lo consiguen, ni mucho menos. El Inocente sin duda cumple estas expectativas. Te deja con ganas de ver el siguiente capítulo y de conocer más detalles sobre esta enrevesada historia.

La trama mantiene una tensión constante, y las sorpresas son otro de los elementos principales. Pero lo que si es cierto es que el final no acaba por ser lo que uno espera del todo. Da la impresión de que han querido cerrarlo rápido, sin dar muchas explicaciones ni ahondar demasiado en el por qué de las acciones de algunos personajes.

Nuestra valoración:
4/5

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Avatar
Alejandra García Vázquez

Redactora Web