Sexify, una serie que explora lo inexplorado

Sexify, una serie que explora lo inexplorado

Hace menos de un mes que se estrenó y ya es una de las series más vistas de Netflix, manteniéndose en el Top 5 de España. Hablamos de Sexify, la provocadora ficción de origen polaco que indaga en el placer de las mujeres y las relaciones sexuales. Y es que tal y como dicen en el tráiler, “el asunto del orgasmo femenino sigue siendo un tema ignorado y omitido”. 

La protagonista de la trama es Natalia (Aleksandra Skraba), una estudiante de último año de informática que está ansiosa por ganar un concurso tecnológico que financiará su proyecto: una aplicación para móviles sobre sexo, pues se da cuenta que todo el mundo está siempre interesado en él. El verdadero problema es que ella sabe mucho de programación, pero casi nada sobre las relaciones sexuales. No ha tenido ninguna experiencia sexual, y de hecho tiene un fuerte rechazo. 

Para poder conseguirlo recurre a Paulina (Maria Sobocinska), su amiga de toda la vida, católica y con “casi” marido, y Monika (Sandra Drzymalska), una chica rica que tiene todo al alcance de su mano hasta que su padre le cierra el grifo mientras no se gradúe. 

Las tres viven en una residencia de estudiantes, y es precisamente este hecho lo que hace que Natalia se de cuenta de qué es lo que realmente atrae a los jóvenes: el sexo. Es por ello que dedica horas y horas en su cuarto para desarrollar el algoritmo perfecto, pero esta investigación requiere de una parte práctica… Buscan mejorar el acto sexual para que la mujer disfrute más del momento, y así poder alcanzar el orgasmo. Para conseguirlo, necesitan saber qué es lo que atrae a las mujeres, qué les gusta en la cama, cómo, cuáles son las condiciones óptimas, etc. Entonces, Natalia involucra a sus amigas para que sean ellas quienes mantengan estas relaciones y conocer estos datos, pero con un estudio a solo dos personas, poco iban a lograr. Tendrán que ingeniárselas cómo sea, pues se niegan a perder ante sus competidores.

Con ocho episodios cargados de comedia mezclado con drama, que no superan los 50 minutos, la excéntrica Sexify triunfa allá por donde pasa. En esta temporada vamos viendo como el desarrollo de la propia app, acompaña al crecimiento y conocimiento personal de las protagonistas, y provoca en los y las espectadoras una reflexión sobre ciertos comportamientos – como la falta de entendimiento y confianza dentro de las parejas, el placer femenino como un tema tabú y la falta de estudio sobre el mismo – y cómo influyen en la forma de relacionarnos. 

Aunque aún no hay noticias, estamos deseando que llegue pronto la segunda temporada de Sexify para comprender cómo acaba todo esto de la aplicación. De momento, tiene todo nuestro apoyo para que la consigan, pues es bien necesaria.

Nuestra valoración:
4.5/5

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Avatar
Irene González Suárez

Redactora Web