Andorinhas

Andorinhas - Ana Moura emprende un camino en libertad hacia un nuevo rumbo

Con “Andorinhas”, Ana Moura reivindica la libertad de ser una artista sin etiquetas, sin límites. El tema que habla de esa misma libertad que los verdaderos artistas siempre usan como motor creativo, tiene África y un equilibrio universal adentro, mueve y hace bailar, y es servido, en su extraordinario video, por un lenguaje visual moderno.

“Andorinhas” (“golondrinas” en español) es, por tanto, un alma nueva que se libera así. Porque “las golondrinas son reinas / volando las líneas de la libertad”, canta.

En el video, filmado en los tejados de un barrio popular de Olhão (Algarve), Ana comparte espacio con quienes bailan y sienten, mostrándose con una nueva imagen y postura, con un lenguaje visual auténtico y universal. En un marco de cadencia tropical y con el equilibrio de una África ancestral y del futuro, la artista propone una nueva idea para definirnos a todos.

Este es el primer capítulo de un nuevo “libro” en la vida artística de Ana Moura, quien declaró su total emancipación y se comprometió con la más importante de las entidades presentes a lo largo de su carrera: su público, que quiere traer a su vida artística. adoptando las nuevas herramientas de la era digital, como las NFT tan debatidas hoy en día, para cimentar esta conexión, sin intermediarios.

Reproducir vídeo

ANA MOURA: DEL FUTURO Y DEL MUNDO

  • Una voz singular, admirada por Prince, Gilberto Gil, los Rolling Stones, Caetano Veloso.
  • Una presencia magnética en el escenario, donde su imagen y su poderosa voz compiten para generar éxtasis.
  • Inteligencia musical y versatilidad inigualables, lo que le permite sonar tan imponente en el Fado como en el rock, en el soul como en los columpios con más África adentro.
  • Valor para intentar seguir nuevos caminos, siempre en busca de la innovación.

Su relación con la música comenzó antes de entrar en un estudio: quizás cuando escuchaba a su madre cantar fados con raíces familiares en África, pero también sintió los sonidos que salían del tocadiscos de su casa con los discos de Fausto y Ruy Mingas, de José Afonso y Bonga.

La adolescencia la acercó a Lisboa, a Carcavelos, donde se matriculó en el bachillerato y en la Academia dos Amadores de Música, intentando utilizar su voz en otros contextos. Quizás no eran consistentes con su esencia, pero ciertamente estaban más en sintonía con ella que con lo que los otros niños y niñas de su edad escuchaban, tocaban, cantaban y bailaban. Aun así, un “Povo que Lavas no Rio” que empezó siendo de Amália, pero que también sería reclamado por António Variações, también merecía su atención, colocado entre las versiones de los éxitos que uno esperaría escuchar reinterpretadas por los jóvenes de 15 o 16 años.

Al aprendizaje familiar, profundo y variado, y a la experiencia escolar y académica -diferente, pero también importante- Ana pronto sumaría otro camino que resultaría importante para su formación artística: en un bar de Carcavelos, durante Tras una noche de canto, se arriesga a un Fado sin saber que está presente el guitarrista António Parreira. Inmediatamente reconoce su fuerza indomable y la originalidad de su postura. Allí comienza su recorrido por las casas de Fado que culmina con Maria da Fé entregándose e invitándola a actuar con regularidad en su casa, el mítico Senhor Vinho.

Se puede decir que a partir de ese momento, se echaron los dados: Miguel Esteves Cardoso, un prestigioso periodista que nunca ocultó una irrazonable pasión por Amália Rodrigues, reconoció el mismo brillo en Ana y le dedicó palabras enardecidas que tuvieron efectos inmediatos. , llamándola a la atención de los sellos discográficos. 

ESCUCHA EL SINGLE

Andorinhas está disponible y lo podrás escuchar en todas las plataformas digitales.

Nuestra valoración:
5/5

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email