Demi Lovato lanza “Dancing With The Devil”

Reseña de “Dancing With The Devil…The Art of Starting Over” de Demi Lovato

El último álbum de la cantante salió a la luz el 2 de abril

Ya lo decía Confucio: “Nuestra mayor gloria no está en nunca caer, sino en levantarse cada vez que caemos”. Demi Lovato sabe mucho de esto. Es un ejemplo de lucha constante y de la capacidad del ser humano de sobreponerse a las adversidades. Su séptimo álbum,Dancing With The Devil…The Art of Starting Over, relata su lucha por la superación a las adicciones en los últimos dos años.

Es el primer disco que saca desde 2018, cuando tuvo una recaída que culminó en una sobredosis casi mortal. Poco antes de este suceso lanzó el single Sober, en el que desvelaba que había vuelto a beber y a consumir drogas. Pero tras un tiempo apartada de los focos, volvió a la música con una sobrecogedora actuación en la ceremonia de los Grammys de 2020. Es más, la canción que interpretó, Anyone, es una de las que abre el álbum. Terriblemente devastadora, fue escrita y grabada días antes del traumático incidente. Es, según la propia Demi Lovato, “un grito de ayuda”.

Portada disco

Un álbum profundamente personal y humano

Antes de Dancing With The Devil, lanzó varios sencillos que dejaban entrever la energía del disco. Commander in Chief, I love Me, Still Have Me, más otros títulos que se han incluido en el álbum final. Este está conformado por 19 tracks, que en su totalidad celebran la libertad, la independencia y la redención mediante el pop más brillante y con una frescura más orgánica. Encontramos canciones en las que predomina el uso de la guitarra como Lonely People y Carefully.

Aunque tantos temas permiten que haya una gran variedad temática, no se puede decir lo mismo en el ámbito de sonido, que termina por ser un poco monótono y lineal. Más no es mejor, el álbum podría contar con menos canciones y ser mucho más potente.

Algunas líricas, sin embargo, son muy emotivas y reflexivas. Por ejemplo, en The Way You Don´t Look At Me, que suena parecida a sus primeros singles, Demi se muestra vulnerable y despojada. ICU, también da directamente en el corazón por tratar el amor de hermanas con tanta franqueza.

En su disco de 2015 nos regalaba un Father que ponía los pelos de punta. La cantante ha desvelado en repetidas ocasiones que su mayor miedo es ser como su padre. Aun así, le daba las gracias. Y ahora con Butterfly consigue darle el perdón. Es también una canción dedicada a sus demonios, los abraza y se perdona por el daño que se ha causado.

Hablando de demonios, Dancing With the Devil, la pista que da nombre a su último trabajo tiene ya videoclip. Si en la letra es explícita y la vocalista habla sin tapujos sobre la noche de su sobredosis, el videoclip es escalofriante y catártico. Es una fiel recreación de esta vivencia. Demi lleva hasta el mismo peinado y la misma ropa que aquella noche

Demi Lovato y Sam Fisher en "What Other People Say"

Pero si hay una canción emblemática por su mensaje en este álbum es la descarada Melon Cake. Lovato comparte sus progresos en su relación con la comida, renunciando a las fuertes restricciones que le atormentaban. “You could find me starving for attention most days, amongst other things, God help me (…) Now I’m saying no more melon cakes on birthdays! … Finally get to do things my way.” California Sober sigue la misma línea, alegando que la sobriedad completa le perjudicaba más que ser permisiva con la ingesta de drogas y alcohol. A partir de ahora lo hará con moderación.

Además, cuenta con grandes colaboraciones como Sam Fischer, Saweetie y Ariana Grande. Las canciones realizadas con estas dos últimas tienen un tono más divertido y comercial, son más bailables. Mientras que Easy, interpretada con Noah Cyrus, nos transporta a un mundo más espiritual y fluido.

La cinta incluye también una versión de Mad World de Gary Jules, cuyo mensaje recuerda a la inocente y naife canción de sus inicios La la land. Muchos años después Demi sigue insistiendo en que la sociedad moderna está loca y en que crecer en la industria musical, bajo el spotlight, es muy difícil. No obstante, ella sigue al pie del cañón. Con The Art of Starting Over, el tema que acompaña al título, insiste de nuevo en su capacidad de resiliencia. 

Por otro lado, 15 minutesThe Kind of Lover I Am, las dos canciones dedicadas exclusivamente a su vida sentimental, son las más flojitas del disco. Ni el ritmo ni la letra llegan a emocionar como sí pasa con el resto de los temas.  

La verdad como estrategia de marketing

Demi Lovato siempre ha estado dispuesta a compartir su historia, lo bueno y malo. Al final tiene mucho que ver con su marca, con lo que ella es y con lo que vende. Pero hasta ahora no lo había hecho con tanta sinceridad, humanidad y honestidad. De hecho, el disco es una pieza complementaria a la docuserie con el mismo nombre que se estrenó el pasado 23 de marzo en Youtube Originals

Reproducir vídeo

Esta estrategia de marketing no es nueva para ella. Antes de estrenar el álbum anterior, Tell Me You Love Me (2017), produjó Simply Complicated, un documental de hora y media en el que se acompañaba a la cantante en la producción del disco a la vez que contaba los problemas que había pasado. De igual manera, en 2012 produjo otra cinta, Demi Lovato: Stay Strong, en la que compartía cómo era su vida tras salir de rehabilitación.

En fin, queda más que demostrado que es capaz de levantarse una y otra vez. Las veces que haga falta. Cada vez que caiga. Después de la catarsis y de este viaje musical, se despide desde un Good Place. No podría ser de otra manera. Esperemos que la paz y la tranquilidad acompañen a esta luchadora durante un largo periodo de tiempo. 

Lo peor15 minutes, My Girlfriends Are My Boyfriends (feat Saweetie) y The Kind of Lover I Am

Lo mejor:  The Way You Don´t Look At Me, Anyone Easy (feat Noah Cyrus)

Nuestra Puntuación…

3.6/5

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Avatar
Celia Castillo

Redactora Web