Alternativas a la monogamia

Más allá de la monogamia

Alternativas a la monogamia

Nadie ha dicho que la monogamia esté pasada de moda, pero las generaciones más jóvenes como los millenials o la Generación Z, se empiezan a cuestionar el mito del amor romántico y exclusivo, para muchos definido también como opresor.                           

Independientemente de las opiniones de cada uno/a, algo en lo que estamos de acuerdo es que en pleno 2021 es necesario ampliar nuestros horizontes y no poner barreras al amor. Lo bueno que tiene el amor – a parte de lo obvio – es que cada uno lo vive y experimenta a su manera. No hay una forma correcta o incorrecta de amar, simplemente un abanico enorme y lleno de colores y formas. Hace falta por lo menos, descubrir el mundo que hay más allá de las parejas monógamas y adentrarnos en la cantidad de alternativas que nos ofrece.

¿Nunca te has encontrado en la situación en que te apetecería ofrecerle a tu pareja abrir la relación? Pues este es el momento. Todo es hablarlo, la comunicación es lo más importante. Las opciones que nos ofrece la no-monogamia son infinitas, y muy abrumadoras, así que para no sobrecargar con información voy a tratar de definirlo de forma sencilla en 3 grandes bloques: poliamor, relación abierta y anarquía relacional.

Poliamor. Se refiere a la relación que de forma consensuada, permite mantener relaciones, ya sean románticas o sexuales, con otras personas. Dentro del poliamor hay muchas categorías, entre las que destacamos el jerárquico, donde la pareja tiene prioridad sobre el resto de relaciones; y el no jerárquico, en el que ninguna relación goza de prioridad sobre el resto.

 –Relación abierta. Es aquella donde las dos partes acuerdan que es lícito mantener relaciones sexuales con otras personas, pero no los vínculos románticos. Esta es la gran diferencia con el poliamor. Destacamos el swinging, que hace referencia al intercambio de parejas; y el fetichismo, que permite a las dos partes explorar, ya sea juntos o por separado.

-Anarquía relacional. Se trata de una filosofía que no prioriza las relaciones románticas sobre las no románticas, como pueden ser las relaciones de amistad, familiares, etc

Y esto es solo una minúscula parte de todo lo que nos ofrece la no-monogamia. Porque los términos son casi inabarcables y a partir de ahí cada uno lo gestiona y lo crea como le apetece. 

Esquema / Fuente: El País
Pero…¿son todo cosas positivas, o hay una realidad escondida?

Como todo en esta vida, y más en el amor, se trata de prueba y error. Pero es cierto que hay elementos a tener en cuenta a la hora de involucrarse en una relación de este tipo.             Yo destacaría por encima de todo los celos, los grandes repudiados de nuestra sociedad. Aquellos que casi te exigen que no puedes sentir. ¿Y si te dijera que es totalmente normal y muchas veces justificado tenerlos? Eso sí, hay que aprender a manejarlos.

La gestión de los celos no es solo cosa del poliamor o las relaciones abiertas, sino de todo tipo de relaciones, incluidas las monógamas. Lo primero es tener en cuenta que lo que sientes es lícito y no sentirse culpable por ello. A partir de aquí, toca hacer un trabajo interior donde lo más importante es quererse a uno/a mismo/a y aprender a gestionar las emociones. Todo esto va muy relacionado también a las inseguridades que podemos sentir al abrir la relación.

Después de todo este repaso más allá de la monogamia, llego a una conclusión. El amor realmente no tiene límites, solo los que nosotros ponemos. Y muchas veces nos empeñamos en vivir “encerrados” en una relación monógama que tal vez no nos esté haciendo plenamente felices. Única y exclusivamente por el hecho de que es el tipo relacional del que hemos bebido y aprendido de generaciones anteriores. Pero párate a pensar, somos una nueva generación, y como tal nos toca ir rompiendo mitos. Así que ¿por qué no acabar con el mito de que no es posible amar a dos o más personas a la vez? Ya lo dijo Gabriel García Márquez en su libro Amor en tiempos de cólera: “Se puede estar enamorado de varias personas a la vez, y de todas con el mismo dolor, sin traicionar a ninguna.”

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Avatar
Alejandra García Vázquez

Redactora Web