Crítica de ‘The Prom’

Crítica 'The Prom', el musical de Netflix dirigido por Ryan Murphy

'The Prom'

La sorpresa fue muy grande cuando se anunció que Ryan Murphy, el director de series de terror como American Horror Story, Scream Queens o Ratched iba a volver de nuevo a sus inicios y embarcarse en un proyecto musical. Tras el enorme éxito de su producción Glee, una de las series musicales más destacadas y reconocidas, teníamos las expectativas muy altas y todas las miradas clavadas en el estreno de The Prom, pero… ¿qué ha ocurrido?, ¿las ha superado o ni siquiera ha llegado a acercarse?

Lo mejor del musical

La película contaba con los ingredientes perfectos para convertirse en todo un éxito, siendo sin duda el reparto el mayor de todos ellos, el aliciente definitivo. Nicole Kidman y Meryl Streep como protagonistas, ¡qué más se puede pedir! Dos estrellas de Hollywood, unas de las actrices más reconocidas y, además ambas han protagonizado dos de los musicales más importantes de los últimos años: Mouling Rouge y Mamma Mia.                                          Los que hemos visto el musical coincidimos en que Meryl Streep es sin duda el gran acierto. Tanto por su veteranía como actriz, que se ha ganado con años de carrera y experiencia. Y es que, no lo podemos negar, Meryl Streep es perfecta para cualquier papel, borda todos y cada uno de ellos. Y The Prom, en este caso, no es la excepción. 

Esto unido a una trama juvenil, musical, ubicada en un instituto y que además trata el tema de la homosexualidad desde un punto de vista reivindicativo, tenía todas las de ganar. De hecho, este elemento de defensa de la diversidad y el ser aceptado como uno mismo es, se convierte en uno de los elementos más destacados de la película.

Lo peor del musical

El primer problema llega cuando las canciones no son recordadas. Porque ¿quién es capaz de olvidar Elephant Love Medley o Dancing Queen? Con The Prom ocurre que la escenografía, los colores, los bailes y las voces de los actores y actrices son increíbles, pero las canciones no se convierten en un himno, no consigue llegar al punto que un musical debería alcanzar. Es más el show que Ryan Murphy crea en cuanto a escenarios y vestuario, que el propio musical en sí. Aun así es cierto que hay algunas canciones que si se acercan más, posiblemente por su pegadizo estribillo. Como You Happened, que recuerda al más puro estilo de High School Musical. Los chicos, ataviados con las chaquetas del equipo de fútbol del instituto, piden a las chicas ser su pareja del baile de fin de curso. O It’s Not About Me, la canción de Meryl Streep donde su personaje brilla por todo lo alto. Tal vez sea exactamente eso lo que haga que sea la más recordada de todo el musical. 

En resumidas cuentas, es una película entretenida, de esas para pasar la tarde del domingo, que tiene gente muy talentosa delante y detrás de las cámaras. Pero a la hora de la verdad, se me queda un poco corta. El proyecto al final queda relegado a un musical juvenil ameno y agradable, que posiblemente no vaya a ser recordado dentro de un tiempo, como si lo que lo hacen los grandes de Hollywood. Pero al fin y al cabo esta es mi opinión, así que juzgad vosotros mismos.

Nuestra puntuación

2.5/5

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Avatar
Alejandra García Vázquez

Redactora Web