Reseñamos ”Loco por ella”, una comedia sobre salud mental

Reseñamos ''Loco por ella'', una comedia sobre salud mental

Uno de los nuevos lanzamientos de Netflix del pasado mes fue Loco por ella, una comedia romántica que lleva al espectador a reflexionar sobre la importancia de la salud mental de las personas. 

La cinta protagonizada por Susana Abaitua y Álvaro Cervantes narra la historia de amor entre un chico y una chica con trastorno de bipolaridad, que se conocen en una noche de desenfreno en la que ella se escapa del centro de internamiento psiquiátrico en el que reside. Se proponen vivir una sola noche juntos, sin apenas conocerse, y no volver a verse, pero no todo surge según lo planeado. Van a una discoteca, se cuelan en la boda de unos desconocidos, viajan en moto a toda velocidad…, todo acompañado de un ataque de euforia por parte de la chica y un chico que se deja llevar por sus encantos. 

La película, dirigida por Dani de la Orden, se adentra en un centro en el que encontramos diferentes personas que sufren distintos trastornos psicológicos. A través de la comedia, el espectador conoce a distintos personajes que se encuentran internos para comprender qué les retiene en ese lugar.

Conocer con los personajes

Con Saúl (Luis Zahera), un paciente con esquizofrenia, entendemos que esta enfermedad no impide o paraliza a la persona que la padece para sentir un amor inmenso hacia su hija, y que a pesar de estar interno en el centro sigue siendo una persona que quiere seguir formando parte de la vida de su pequeña. Con Marta (Aixa Villagrán), una persona con síndrome de Tourette, y que podría llevar una vida fuera del centro si no fuese por la depresión causada por las muchas burlas y risas que ha recibido, aprendemos que no hay que juzgar y y señalar a las personas por ser diferentes. 

Con Carla, la protagonista, se reflexiona sobre el colectivo de personas que tienen bipolaridad. Una persona con este trastorno no necesita que otras le digan que se va a poner bien, que si ella quiere, podrá superar la enfermedad, porque no es así. Es evidente que a nadie le gusta estar enfermo, y con los trastornos bipolares no existe una cura, sino un proceso de aprendizaje, tanto para la paciente como para quienes le rodean. Aprender a convivir con la enfermedad, a entender sus sentimientos y emociones y saber llevarlos, en las subidas de euforia y en las bajadas, y apoyarlas en todo momento. 

Adri, el chico que se enamora perdidamente de Carla hasta el punto de resultar tremendamente obsesivo (algo que se romantiza con mucha naturalidad, y que chirría hasta la saciedad) ingresa en el centro voluntariamente con un informe médico falso que le diagnostica de ansiedad y trastorno antisocial con el objetivo de ‘salvar’ a Carla de aquel lugar, y ese fue su error. El argumento del film nos hace ver que quienes realmente consiguen ayudarla son los profesionales que trabajan en el centro. Además, esta obra audiovisual busca que la sociedad sea consciente de la importancia de la salud mental y nos aporta ejemplos de cómo tratar, y también cómo no hacerlo, a aquellas personas que, por sus circunstancias, simplemente funcionan de forma diferente. 

La salud mental no es un tema tabú

Dado que a día de hoy está en el punto de mira la salud mental de las personas, ya que cada vez son más las afectadas y hay que seguir aguantando comentarios desagradables y burlescos incluso en el Congreso (“¡Vete al médico!”, de la mano del diputado del PP, Carmelo Romero a Errejón cuando recalcaba la relevancia de la asistencia sanitaria para enfermos mentales), es fundamental visionados como Loco por ella, que tratan estos temas desde la aceptación y la empatía, y funciona tanto para la concienciación social como para generar un espacio donde reír y disfrutar.

En definitiva, se agradece poder visualizar este tipo de ficciones que analizan qué lleva a una persona a estar en un centro psiquiátrico: no están locos, solamente necesitan atención médica al igual que lo puede hacer otra que se rompe un brazo. 

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Avatar
Irene González Suárez

Redactora Web