Crítica ‘Las Niñas’

Crítica de 'Las Niñas', la ganadora del Goya a Mejor Película

'Las Niñas'

Las Niñas es el debut de Pilar Palomero como directora, que le ha valido nada más y nada menos que tres Goya. A Mejor Película, Mejor Guion Original y Mejor Director Novel. 

Nos traslada a 1992, a un colegio de monjas de Zaragoza donde las protagonistas son precisamente las que dan nombre a la película: las niñas. Comienza con una secuencia en la que un coro de jóvenes alumnas ensaya una canción, algunas dando rienda suelta a su voz y otras- obligadas por la profesora- moviendo únicamente la boca sin soltar sonido alguno.   A partir de aquí conocemos la historia de una de ellas, Celia (Andrea Fandos), que vive con su joven madre (Natalia de Molina), y que junto a sus amigas irá descubriendo los secretos que esconde la vida, las mentiras y las apariencias de todo lo que le rodea.

Los grandes temas: las niñas y la religión

No es una película con una trama compleja ni mucho menos. De hecho se podría decir que “no pasa nada” durante la hora y 37 minutos de duración. Es de esas producciones que se centra en los personajes y las relaciones entre ellos. Utiliza como elemento principal los diálogos y los silencios, y son las propias niñas las que hacen avanzar la narración con sus conversaciones tan fluidas y naturales, sus observaciones infantiles y su imaginación desbordante. Escenas tan cotidianas como la primera calada a un cigarrillo, que provoca tos; hacer los deberes con tu mejor amiga y acabar tiradas en la cama o ir a una discoteca con miedo a que tu madre te pille. 

Otro de los grandes temas es la religión, que guía la película de principio a fin. Las monjas enseñan a las niñas que el acto sexual entre el hombre y la mujer debe guardarse para el matrimonio, y estar  al servicio de Dios. Se las obliga a liberarse de todo librepensamiento y ceñirse a su relación con Jesús. Todo esto mientras la protagonista, Celia, empieza a cuestionarse temas que nunca antes le habían supuesto un interrogante. Como quién es su padre y por qué su madre nunca le habla de él. Y así irá descubriendo verdades sobre su familia y se descubrirá también a sí misma, demasiado pronto tal vez.

En este mundo guiado por la dualidad y lo contradictorio, se muestra la inocencia de las niñas, mientras se las obliga pronto a ser adultas y aprender rápido, pero no demasiado. Un mundo que la propia directora Pilar Palomero, ha retratado desde su memoria, su experiencia y a través de sus ojos. Pues ella pasó su niñez en un colegio de monjas de Zaragoza en la misma fecha en que se ubica la película.                                                         Y tal vez sea esto mismo lo que hace que Las Niñas sea una película que por encima de todo transmite verdad. Un elemento indispensable que la ha llevado a convertirse en la mejor película española de 2021. Y que nos ha enseñado que para vivir en paz con uno mismo es indispensable el librepensamiento, el amor propio y la mente crítica. Cualidades que en este caso son las niñas las que enseñan a los adultos, que se empeñan en mantenerlas al margen.

Hay componentes autobiográficos en la película, muy ligados a mis propios recuerdos (...) Recibíamos una educación muy conservadora en una sociedad que a la vez estaba abriéndose. De hecho, ese fue el germen de la película: reflexioné y me di cuenta de que había recibido una educación muy anticuada. (...) No llego a ser Celia, pero su carácter tiene bastante que ver con cómo era yo; su timidez, su ingenuidad.

Pilar Palomero / Fotogramas Tweet

Nuestra valoración

3/5

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Avatar
Alejandra García Vázquez

Redactora Web