Fundación la Caixa.

Sueños, fantasía y crítica: Crónica de la exposición Objetos de deseo

Sueños, fantasía y crítica: Crónica de la exposición Objetos de deseo

La exposición del CaixaForum evidencia la importancia del movimiento artístico

Nada más entrar en la primera sala de la exposición del CaixaForum “Objetos de deseo. Surrealismo y diseño, 1924-2020” nos topamos con una recreación de Bicycle Wheel de Marcel Duchamp. No había mejor manera de abrir la exposición que con el considerado como “el artista más influyente del siglo XX”. Con esta creación nace la escultura “móvil” cuyo objetivo es ironizar la mitificación del arte.

Si en la actualidad consideramos arte un tiburón preservado en formol es por la osadía de Duchamp hace 100 años. La máxima expresión de el dadaísmo, corriente de la que el artista era alférez, es su obra de 1917 Fuente que, junto con La Mona Lisa con Bigote de 1919, ha pasado a la historia como ejemplo máximo de desacralización artística.

Sin embargo, Bicycle Wheel no es ni de lejos la obra que más llama la atención de esta sala, ni de las siguientes. Es más, pasa desapercibida entre los bizarros muebles propuestos por Dalí y las fotografías Avant-garde de Man Ray. La exposición coorganizada por la Fundación ”la Caixa” y el Vitra Design Museum y que estará abierta hasta el 21 de marzo propone una traslación del surrealismo al diseño.

Objetos de deseo. Surrealismo y diseño, 1924-2020
Máximo García de la Paz/ Caixa Forum en EL PAÍS

Se establece un diálogo entre las obras pictóricas, las esculturas y las propuestas de diseños de muebles. Achille Castiglioni, Giorgio de Chirico o Le Corbusier son algunos de los artistas que ocupan el espacio donde se evidencia la crítica al racionalismo y al dogma funcionalista. Y donde se plasma la influencia del surrealismo en casi todos los ámbitos del diseño.

Ya lo decía Dalí: “podemos hacer real lo fantástico, y entonces es más real que lo que existe de verdad”. De esta forma los objetos cotidianos quedan alterados hasta convertirse en obras de arte oníricas, irónicas, terroríficas y emocionales. Hace que te preguntes si te puedes sentar en esa silla, si la puedes usar o si solamente está ahí para que la veas, la aprecies, y disfrutes de su belleza visual.

“Objetos de deseo. Surrealismo y diseño, 1924-2020” queda dividida en 4 ámbitos temáticos. Es un recorrido a lo largo de la historia y del surrealismo. Cada sala es una continuación de la anterior que es imprescindible para entender la siguiente. Desde el nacimiento del movimiento con André Bretón hasta la obra Diseños para un planeta superpoblado (2009) de Dunne&Raby, queda demostrado que el surrealismo es una corriente vigente y muy sugerente para los artistas actuales.

Quizás el espacio que más llama la atención es Surrealismo y erotismo donde se exalta la importancia que tuvo la carga erótica en este movimiento. Dentro de una sala en la que encontramos obras y motivos que, personalmente, como mujer estremecen, hay un apartado dedicado exclusivamente a artistas femeninas. Mediante fotografías subversivas Lee Miller y Dora Maar  hacen una crítica a la opresión de la mujer y a los estereotipos de género.

Aunque en conjunto la muestra es pequeña da mucho que pensar. No hay ni una sola obra que no suscite interés o llame la atención del espectador. Se reviven las famosas cuestiones que caracterizan al arte contemporáneo: ¿qué es considerado arte? y ¿qué no? Hasta qué punto un objeto cotidiano, como puede ser una mesa, deja de serlo para convertirse en una obra de arte.

Avatar
Celia Castillo

Redactora Web