Reseña ‘Mañana y mañana y mañana’

‘Mañana y mañana y mañana’, la verdadera tragicomedia de montar una obra de teatro

'Mañana y mañana y mañana'

El Teatro Lara acoge en su pequeña sala Lola Membrives, en pleno barrio de Malasaña, el estreno de Mañana y mañana y mañana. Una obra dirigida por Miguel Ángel Cárcano, que narra en forma de comedia, la tragedia de montar una función de teatro.

Macbeth, sentado en el centro del escenario y ataviado con una camisa de fuerza. A su lado Lady Macbeth y Baquo, con batas de hospital y la mirada fija al frente. Así comienza la obra, de forma repentina y dejando al espectador descolocado. Hasta que de pronto, las luces de la sala se encienden y se oye: ¡Corten! Antonio, el director de esta singular adaptación de Macbeth ubicada en un manicomio, se echa las manos a la cabeza y acusa a sus actores: Marcos, Miranda y Fernando, de no poner suficiente energía en el personaje.

Durante los ensayos y de una forma muy natural, van saliendo a la luz las verdaderas intenciones y personalidades de los miembros de la compañía. Poco a poco van acabando uno a uno con la paciencia del de al lado, retroalimentándose al mismo tiempo. Hasta tal punto que la tragedia de Shakespeare, llena de brujería, traiciones, ambiciones y un desenlace mortal, no es más que el desencadenante de la verdadera locura y la tragedia sobre el escenario. Porque muchas veces la realidad supera a la ficción, y Mañana y mañana y mañana es el ejemplo perfecto de ello.

La clave de la obra es exactamente la naturalidad con que se desarrolla, la forma en que las conversaciones fluyen y los actores se mueven por el escenario. La cotidianidad se convierte en el elemento principal de la comedia, que deja atrás un humor específico, complejo o elaborado, y alzándose las propias situaciones como el espejo donde el espectador se ve reflejado, las que sacan la carcajada.

Porque ¿Quién dijo que montar una obra de teatro no es una tragedia, o que el actor desde el día en que pisa un escenario está hecho para pasar el resto de su vida sobre él?, ¿acaso las facturas se pagan solas y las subvenciones del Ministerio de Cultura apoyan el arte.? Ni el propio Shakespeare, en boca de Macbeth creía en semejantes determinaciones, y por eso, Antonio, antes de que comiencen los aplausos finales del espectador, se dirige a ellos y dice:

Mañana, y mañana, y mañana se arrastra con paso mezquino día tras día hasta la sílaba final del tiempo escrito, y la luz de todo nuestro ayer guio a los bobos hacia el polvo de la muerte. ¡Apágate, apágate breve llama! La vida es una sombra que camina, un pobre actor que en escena se arrebata y contonea y nunca más se le oye. Es un cuento que cuenta un idiota, lleno de ruido y de furia, que no significa nada.

William Shakespeare

Mañana y mañana y mañana está disponible en el Teatro Lara en la Sala Lola Membrives hasta el 6 de mayo de 2021. Podéis adquirir entradas en este enlace.

Nuestra puntuación
4/5

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Avatar
Alejandra García Vázquez

Redactora Web