Premios Goya 2021

La pifia machista de RTVE en los Goya.

A escasos dos días del Día de la Mujer, un garrafal error técnico durante un Facebook Live deja el audio abierto dejando escuchar los comentarios machistas y misóginos de los que observaban a las actrices llegar a la alfombra roja.

El periodista Sergio López ha compartido en Twitter el clip del lamentable episodio que ya se ha hecho viral y titular de noticias en todos los medios.

Algunos de los comentarios fueron, literalmente los siguientes:

  • “Esta se llama Marta Nieto, mi prima”. 
  • “Está buena”, añadía otra voz, a lo que uno de los primeros añadía: “pues te digo una cosa: es la más buena de todas”. 
  • “Pues esa, para mí”.
  • “las demás eran esqueletillos, solamente se salvaba una cantante, la Nathy Peluso”. “Bueno, y otra que parecía un putón verbenero”.
https://twitter.com/sergiolopez_tv/status/1368294812571627523

Más allá horrorizarnos, lo que debe es hacernos reflexionar sobre por qué sigue siendo tan importante tratar este tema desde todos los puntos posibles, especialmente desde uno muchas veces descuidado, la educación emocional.

Educación emocional para todos, hombres y mujeres. Sí, también para las mujeres, porque hay mucho machismo enquistado en lo que entendemos culturalmente como roles de género.

La masculinidad tóxica que hace que los “machos” se expresen y piensen de esta manera tan retrograda y denigrante, no es otra cosa que puro complejo que se transforma en la necesidad de pisotear y denigrar para ponerse encima, para ser más, para cumplir el papel de alfas que se supone que deben tener.

El machismo se mama en casa, se alimenta en el colegio, se crece con los colegas, se ha nutrido por el cine, los medios, la publicidad. No es algo innato del hombre, no se nace con él, se aprende.

Sigamos dando visibilidad a este asunto para discutirlo, debatirlo y analizarlo. Pero vayamos más allá para efectivamente poder erradicarlo de la sociedad, más allá de las consignas y las fechas señaladas, enseñemos no solo a las nuevas generaciones, sino a padres, madres, abuelos, amigos y colegas, que las ideas tan dañinas que habitan y florecen en nuestras mentes son eso, ideas, que pueden cambiarse desde su origen no sólo racional sino el emocional.

Por mucho raciocinio que le pongamos a las cosas, todo esfuerzo será fútil si descuidamos el factor de la educación emocional, ya que si la razón distingue al ser humano del resto del reino animal, los instintos y emociones pueden ser tan poderosos y destructivos como vemos a lo largo de nuestra história.